Lo primordial al comenzar el entrenamiento en casa es evitar resultados negativos innecesario. Como: fatiga muscular y lesiones. Para esto, es recomendable planificar y organizar las rutinas de acuerdo a las capacidades de cada individuo.

Con las actividades físicas no solo mejoras tu salud, sino que también permiten perder esos kilos de  más y así contribuir en aspectos tan importantes como el autoestima. Al verse diferente la imagen exterior de nosotros mismos, modificamos la propia valoración que nos tenemos. Cuando no estamos en forma nos sentimos incómodos cada vez que enfrentamos el espejo; pero, a medida que cambia nuestra imagen, también cambian las expectativas con respecto a nosotros mismos lo que nos ayuda a mejorar nuestros objetivos.

Entrenamiento en Casa

Evite lesiones. Si ha decidido ponerse en forma, no trate de “recuperar el tiempo perdido”; porque si lleva al cuerpo a realizar esfuerzos excesivos lo más probable es que consiga causar más daños que beneficios para su salud. Mientras se realiza un entrenamiento desde casa debe saber lo que usted quiere y necesita; no se esfuerce más allá de lo que sus músculos puedan soportar.

 Pasos Correctos para Empezar su entrenamiento

Calentamiento

 El primer paso para iniciar es realizar un calentamiento de cinco a diez minutos. De esta forma se consigue elevar la temperatura corporal y se lubrican las articulaciones para soportar las cargas físicas posteriores.

Estiramientos

 Se trata de la elongación muscular. Puede durar unos cinco minutos y su objetivo es aumentar la flexibilidad del cuerpo para evitar dolores.

Ejercicios Localizados

Es el entrenamiento que se encarga de fortalecer músculos específicos del cuerpo (brazos, piernas, abdomen…).Estos se comienzan con el mínimo de repeticiones y posteriormente se va aumentando en cada sesión

Ejercicios Cardiovasculares o de Resistencia

Son los que trabajan el corazón y los pulmones, (trotar, caminar, bailar). Es aconsejable que se las primeras semanas se realicen sin llegar a la fatiga. Pueden tener una duración de unos veinte minutos.

Relajación y respiración

 Consiste en relajar al cuerpo después del entrenamiento.  Son ejercicios suaves combinados con una respiración lenta y profunda. Se deben ejecutar entre tres y cinco minutos después de las rutinas diarias.

No se deben creer en fórmulas mágicas e instantáneas. Ponerse en forma es un proceso largo que lleva algo de tiempo. Lo ideal es realizar al menos treinta minutos diarios de entrenamiento, entre  cuatro o cinco veces a la semana. De este modo en aproximadamente tres meses se notaran los resultados.